FBIOyF

Se inauguró el mural homenaje de Alejandra González en nuestra facultad

El mural que reconoce a la primera mujer trans en desempeñarse como no docente en la Universidad Pública fue pintado por la ONG Jóvnes Trans y Disidencias

Esta Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la UNR junto con la ONG Jóvenes Trans y Disidencias inauguró este lunes 6 de diciembre, el mural “Trans-formando la Universidad: abrazando la diversidad” en homenaje a Victoria Alejandra González, trabajadora no docente y activista pionera en la defensa de los derechos de la comunidad trans en Rosario.

La ceremonia fue presidida por el decano de nuestra facultad Andrés Sciara junto con la diputada provincial, Claudia Balagué y la presidenta de la asociación Jóvenes Trans y Disidencias, Claudia Flores. También, participaron las integrantes del equipo de Protocolo de Género; Centro de Estudiantes, personal no docente, entre otras autoridades.

En la ocasión, el decano Andrés Sciara valoró la lucha de la no docente por lograr la identidad autopercibida en la facultad: “Es un hecho colectivo que ocurre por una historia que comienza con la militancia de Alejandra, y esto lo hace mucho más significativo”, expresó y añadió: “El mural está en un lugar junto a un pasillo que Alejandra recorría habitualmente en su trabajo por la facultad, y hace que este momento sea muy emotivo”.

Por su parte, la diputada provincial, Claudia Balagué recordó que durante su gestión como decana de la FBIOyF se sancionó la normativa N° 487/2010 de Respeto a la Identidad de Género con el apoyo de todos los claustros. “Es una facultad de ciencias duras, y fuimos pioneros en definir esta normativa para que Alejandra pueda llevar su nombre con muchísimo orgullo, con el orgullo de sus pares no docentes y con el orgullo de su papá que era de otra generación y había que tener mucha valentía para reconocer esa identidad autopercibida”, manifestó.

También, Liliana Fernández, compañera no docente rememoró: “Ale entró en el 2007 a trabajar en la universidad cuando no había cupo laboral trans, hizo un camino hermoso que compartió con amigas y personas que las acompañaron”, sostuvo su amiga que celebró la nueva incorporación trans en la unidad académica.

UN MURAL PARA ALEJANDRA

El mural que consiste en un retrato de Alejandra con los colores de la bandera trans se pintó en forma colaborativa en el subsuelo del CUAS 2 en el edificio de Suipacha 570.

Esta propuesta fue seleccionada entre los bocetos que se presentaron en la Convocatoria Abierta para pintar el Mural en el mes de abril de este año, organizada por la Secretaría de Género y Diversidad de la facultad.

El objetivo central de la actividad es visibilizar la identidad de género a partir de una historia cercana: la lucha de Victoria Alejandra González, quien fue la primera persona en lograr que se reconozca su identidad de género en una universidad pública del país, posicionando a la FBIOyF a la vanguardia en respeto a la diversidad y derechos humanos.

González ingresó como no docente a la facultad en el año 2007, cargo en el que se desempeñó hasta el año 2018, año en el que falleció por problemas de salud.

La vulnerabilidad de las personas trans comienza con el no reconocimiento de la identidad, se sabe que de este derecho fundamental se desprenden otros derechos. La militancia de Alejandra comenzó en la comisión de derechos humanos de la Oficina de la Mujer y luego en la comisión de diversidad sexual de la facultad, en paralelo con su participación en organizaciones LGTB de trayectoria en la ciudad.

Su lucha impulsó un cambio de paradigma en la Universidad Pública y abrió el camino para sus pares. La aprobación de la norma N°487/2010 se realizó dos años antes de la aprobación de la ley N° 26.743 de Identidad de Género en la Argentina, siendo un antecedente legal de referencia nacional.

ALEJANDRA PARA EL COLECTIVO TRANS

Claudia Flores, integrante de la ONG Jóvenes trans y Disidencias conoció a Alejandra en la Marcha del Orgullo Gay en el año 2009, desde ese entonces fueron amigas inseparables y compañeras  en el movimiento Mujeres Trans Argentinas. Su sueño era que las personas trans puedan forjar un proyecto de vida basado en el respeto y, el reconocimiento.

En ese camino de lucha, la nodocente de esta FBIOyF fue una protagonista indispensable en la sanción de la norma Nº487 /2010 que abrió el camino para el cupo laboral en el Estado: “En ese momento significó muchísimo, porque no pensábamos que en ese año alguien como nosotras pudiese trabajar en la facultad. Fue muy emocionante, sobre todo ver el crecimiento laboral que tuvo Alejandra que empezó en un área y después fue ocupando otros espacios en la institución”.

El reconocimiento a su lucha superó los muros de esta Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la UNR, por lo que el cupo laboral trans en la Universidad Nacional de Rosario lleva su nombre desde el año 2020 en conmemoración de los 10 años de la sanción de la Nº 487/2010.

Es muy importante que la universidad le rinda homenaje a nuestra compañera, porque ha sido una de las luchadoras más importantes del colectivo trans y hemos obtenido muchísimos logros en este tiempo además de la amistad que nos unió”, expresó la activista.

Alejandra tenía la convicción de que las transformaciones sociales se logran en los espacios cotidianos, por eso su sueño era que “todas tengamos las mismas y mejores oportunidades en el ámbito laboral, que seamos reconocidas por el Estado”, graficó Claudia Flores.

El mural se pintó con la técnica 3D a partir de la proyección de la imagen de Alejandra en el espacio donde pasó muchas horas trabajando: “Pintamos con una técnica nueva que va a destacar su rostro, el fondo con los colores trans y una frase muy hermosa que elegimos colectivamente”, relató la activista de Jóvenes Trans y Disidencias que pintará junto a las compañeras nodocentes y activistas trans.

La huella urbana en un edificio público es parte del legado de Alejandra que enorgullece a sus compañeras: “Estoy feliz por ser parte de este concurso, y lo vamos a realizar con mucho respeto porque se lo merece”, concluyó su amiga Claudia Flores.