FBIOyF

Elaboración de productos lácteos con nutrientes agregados para combatir problemas de malnutrición en niños y adolescentes

EL PROYECTO QUE FUE SELECCIONADO EN EL MARCO DE LA CONVOCATORIA NACIONAL DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA CONTRA EL HAMBRE OBTUVO UN FINANCIAMIENTO SUPERIOR A LOS 15 MILLONES DE PESOS

Uno de los cinco proyectos seleccionados en representación de la Universidad Nacional de Rosario en el marco de la Convocatoria Nacional de Ciencia y Tecnología contra el Hambre fue diseñado por un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la UNR.

La investigación elegida “Productos lácteos funcionales: enriquecidos y/o fortificados con nutracéuticos y minerales bioactivos” obtuvo un financiamiento de 15.744.600 pesos para su desarrollo y será dirigida por la docente- investigadora de la FBIOyF / FVET, Dra. Patricia Risso.

La propuesta fue diseñada con la asistencia de la Dirección de Vinculación Tecnológica y busca promover la elaboración de productos lácteos específicos como queso untable, yogur y postres lácteos con características funcionales y nutricionales potenciadas por el agregado de minerales (calcio, zinc, hierro), vitaminas y nutracéuticos para resolver parcialmente problemas de malnutrición en niños y adolescentes.

La directora del Grupo de Investigación CEyFA (Componentes Estructurales y Funcionales de los Alimentos)  explicó que en este grupo etario “es necesario abordar la deficiencia nutricional que se detecta en esa población de distintos sectores sociales, ya sea por la imposibilidad de acceder a ciertos alimentos de calidad nutricional o por una dieta carente de nutrientes basada en comida chatarra” señaló Risso.

Esta situación prolongada en el tiempo genera daños neurológicos y psicofísicos, muchas veces irreversibles, en niños y adolescentes, que pueden paliarse a través de programas sociales de apoyo nutricional y/o promoviendo la ingestión de alimentos normalmente aceptados y de consumo masivo, como los lácteos, pero con características funcionales y nutricionales potenciadas por agregado de minerales.

El procedimiento para dotar de nuevos nutrientes a los lácteos se denomina fortificación o enriquecimiento de un alimento básico. “Lo que se hace es aumentar la cantidad de un nutriente o componente del alimento, mientras que el enriquecimiento es la adición de un nutriente o componente que no está inicialmente en el alimento. Esto repercute en la salud y tiene efectos benéficos comprobados sobre la fisiología, incluido la prevención de enfermedades”, explicó la investigadora de la FBIOyF.

Con una experiencia dilatada en este tipo de procedimientos, Risso junto con su equipo de científicos se dedicarán durante un año a elaborar los siguientes productos: Queso untable fortificado con calcio y enriquecido con zinc (QUA), Queso untable fortificado con hierro, zinc y vitamina C (QUB), Yogur enriquecido con antocianinas microencapsuladas (YC), Yogur enriquecido con derivados proteicos de espirulina, y Postre lácteo a partir de lactosuero (PLE).

Para cumplir con este objetivo, el proyecto incluyó a otros actores institucionales como son la Facultad de Veterinarias de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y la Facultad de Ingeniería Química de Universidad Nacional del Litoral (UNL) que cuenta con una Planta Piloto de Producción de Alimentos, que será la encargada de producir los lácteos mencionados a escala piloto.

Los científicos que intervienen en el proyecto son Dra. Valeria Boeris (FBIOyF), Ing. Ornella Ferreyra (ANPCyT), Dra. Micaela Galante (FBIOyF), Dra. María Eugenia Hidalgo (FBIOyF), Dra. Romina Ingrassia (FBIOyF), Vet. Gabriel Lanari (FVET), Vet. María Florencia Sánchez (FVET), Dr. Darío Spelzini (FBIOyF) y por la Facultad de Ingeniería Química, Universidad Nacional del Litoral (UNL), Prof. Dr. Sergio Rozycki, Lic. Leonardo Calderón, MSc. Juan Diego Cortez, y Dr. Facundo Cuffia.

En una segunda etapa, el equipo de científicos confía en que las empresas lácteas de la región puedan fabricar estos productos lácteos funcionales a escala industrial, y así ofrecer en el mediano plazo un producto nuevo con valor agregado al mercado.

Andrés Sciara, decano de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la UNR celebró la obtención del importante subsidio ya que vincula un problema de salud como es la malnutrición en niños y adolescentes con nuevas oportunidades para el sistema productivo lácteo y de arándanos “Este logro es consecuencia del crecimiento de nuestros espacios de investigación relacionados a la tecnología de los alimentos así como también el fuerte compromiso de la comunidad con las temáticas sociales. Felicito a Patricia y todo el equipo que además tiene una fuerte impronta interdisciplinaria.”

Asimismo, el decano se refirió al diseño de la nueva planta de alimentos: “Con este tipo de proyectos la carrera de Ciencia y Tecnología de los Alimentos, la más recientemente creada en nuestra facultad, va consolidando su desarrollo. En ese sentido la facultad participa activamente en el diseño de la nueva planta de alimentos que la UNR construirá y dará la posibilidad de establecer más y mejores prácticas a sus estudiantes”, concluyó.